Amposta. 22 de enero de 2020.

Tras el paso de la borrasca Gloria por el delta del Ebro, el mar ha entrado directamente en algunas zonas, especialmente en el hemidelta norte. Se estiman unas 3000 has de arrozal afectadas por el agua marina (en el delta hay 21000 Has de arrozales). Lo que mayormente ha provocado la inundación en los arrozales que se aprecia en las imágenes que circulan por los medios de comunicación y las redes sociales, ha sido la intensa lluvia caída en la zona, que desde el domingo 19 de febrero al martes 21, fue de casi 200 litros por m2. La inundación con agua dulce ocasionada por la lluvia y en esta época del año, no resulta especialmente peligrosa, de hecho es algo habitual en la zona. En esta época además, los arrozales están “en reposo” tras la cosecha de septiembre y octubre y el inicio de la nueva campaña en febrero o marzo. Lo que podría sí que podría tener consecuencias negativas para la próxima campaña es la invasión por el agua marina, por la salinidad que conlleva.

Afortunadamente nuestra finca, que también ha resultado inundada, no parece haberse visto afectada por el agua del mar, al menos de forma directa. En los próximos días los niveles de agua bajarán y podremos evaluar la situación con más detalle.

En cualquier caso, este temporal y sus afecciones son una evidencia más de la crítica situación que atraviesa este espacio, provocada fundamentalmente por la escasez de agua y especialmente sedimentos que le llegan a través de río Ebro y agravada por las consecuencias del cambio climático.

Confiemos en que ahora, tras el temporal, se plantee el desarrollo de acciones que pongan freno a este deterioro de forma rigurosa y coherente con la singularidad de este espacio.

SEO/BirdLife, organización ambiental que lleva más de 25 años trabajando intensamente por la conservación del delta del Ebro y el fomento del cultivo ecológico del arroz, ha lanzado un completo comunicado sobre este episodio y las posibles soluciones.

Add your comment